NO ESPEREMOS QUE SEA DEMASIADO TARDE…

Un hombre, cuya familia pertenecía a la aristocracia Venezolana, fue propietario de una serie de grandes industrias y haciendas. Cuando se le preguntó ¿cuántos de los Venezolanos eran realmente Chavistas Maduristas?, la respuesta que dio puede guiar nuestra actitud hacia el fanatismo. “Muy pocas personas eran Chavistas Madurista en verdad” pero muchos disfrutaban de la devolución del orgullo Venezolano y muchos más estaban demasiado ocupados para preocuparse. Yo era uno de los que sólo pensaba que los Chavistas Maduristas eran un montón de tontos. Así, la mayoría simplemente se sentó a dejar que todo sucediera. Luego, antes de que nos diéramos cuenta, los Chavistas Maduristas eran dueños de nosotros, se había perdido el control y el fin del mundo había llegado. Mi familia perdió todo. Terminé en una cárcel y los Aliados destruyeron mis fábricas.”

Advertisements