La banca mundial alerta sobre colapso económico en el país

■ Califican de “impostergable” aumento de gasolina.

■ Bank of America Merril Lynch considera necesario devaluar.

■ Moody’s rebajó la calificación crediticia de la deuda venezolana en moneda local y extranjera.

■ La verificadora rebajó la calificación crediticia en moneda local y extranjera al igual que lo había hecho Standard & Poor’s tras voces de alarma de JP Morgan, Barclays Capital y Bank of America.

■ El académico Pedro Palma afirma que todavía quedan medidas para corregir los desequilibrios. El economista Francisco Ibarra advierte que los controles de cambio y de precios seguirán, pero habrá reformas profundas.

■ Ecoanalítica calcula que las exportaciones petroleras que generan divisas se ubicarán al cierre de 2013 en 1,3 millones de barriles diarios, 800.000 barriles menos, lo que significa una pérdida de ingresos equivalente a 29,2 millardos de dólares.

Las firmas internacionales alertan sobre la necesidad de que el gobierno implemente las medidas que han sido postergadas ante el riesgo eminente de un colapso financiero y económico del país, según el informe de Moody’s en el que se comunicó la decisión de rebajar la calificación crediticia de la deuda venezolana en moneda local y extranjera a “Caa1″ desde “B1″ y “B2″, respectivamente, Esta es la segunda agencia calificadora que degrada a la deuda venezolana en una semana, pues Standard & Poor’s también rebajó la calificación de los bonos emitidos por Petróleos de Venezuela y por la República, lo que trae como consecuencia que los papeles venezolanos pierdan valor ante el alto riesgo que implica invertir en el país.

Entre los argumentos de Moodys, está el hecho de que la nación enfrenta “desequilibrios macroeconómicos cada vez más insostenibles, incluyendo una inflación galopante y una fuerte depreciación del tipo de cambio paralelo”. Opinión que comparten firmas como JP Morgan, que pronostica para 2014 una inflación de 60% solo en los primeros 6 meses del año y un decrecimiento económico de 1% en los próximos 12 meses.

El informe de Moody’s enfatiza que a medida que “las políticas del gobierno han exacerbado estos problemas, el riesgo de un colapso económico y financiero ha aumentado considerablemente”. Días atrás Barclays Capital afirmó que la ausencia de liderazgo luego del fallecimiento del presidente Hugo Chávez ha provocado cambios en los grupos de poder dentro del gobierno. “Desde nuestro punto de vista es una señal poco clara del curso económico que se debe tomar”.

Añade el banco británico, en su informe, que el gobierno está “altamente fragmentado en diferentes grupos” en pugnas y ninguno tiene el suficiente poder “para imponer un ajuste con medidas coherentes”. Sostiene que después de las elecciones del 8 de diciembre esta situación no ha variado “y probablemente continuará teniendo un impacto en la capacidad del gobierno para tomar decisiones”.

Devaluación:

Bank of America Merril Lynch se enfoca en la necesidad imperante del Ejecutivo de devaluar el bolívar ante múltiples requerimientos fiscales y de supervivencia para Pdvsa, que no puede seguir vendiendo los dólares que obtiene por venta de crudo al Banco Central de Venezuela a la tasa de 6,30 bolívares por dólar.

El banco estadounidense sostiene en su el informe publicado ayer que es posible que las autoridades decidirán mantener la tasa de cambio de Cadivi de 6,30 bolívares por dólar solo para alimentos y medicinas, lo que significa 24% del total de importaciones no petroleras.

El restante 76% de los productos migraría al Sistema Complementario de Administración de Divisas, donde la tasa de cambio en promedio es de 11 bolívares por dólar. Advierte que esta tasa podría ser llevada a 18 bolívares por dólar, lo que implicaría una devaluación aún más fuerte que se haría sentir en el poder adquisitivo de los venezolanos.

La vulnerabilidad petrolera:

La firma Ecoanalítica señala como uno de los principales problemas económicos del país la vulnerabilidad de Pdvsa y la cantidad de barriles que generan divisas o caja. “Nuestros cálculos apuntan que las exportaciones petroleras que generan divisas se ubicarán, al cierre de 2013, en 1,3 millones barriles diarios, lo que representa una caída de 800.000 barriles diarios con respecto a 2006. Y con un barril petrolero en torno a los 100 dólares el barril significa una pérdida de ingresos para 2013 equivalente a 29,2 millardos de dólares”.

Aumento de gasolina:

Medidas recientemente anunciadas como la reestructuración progresiva del esquema cambiario, el aumento del precio de la gasolina y el incremento en las tarifas eléctricas son acciones impostergables, debido a las distorsiones existentes en la economía, y marcan el inicio de una política de ajustes, señalaron expertos.

“Es obvio que son medidas de ajuste correctivas de una serie de desequilibrios fiscales, monetarios, cambiarios, petroleros, productivos e inflacionarios, y que no se atendieron con la debida prestancia por razones de carácter político”, indicó Pedro Palma, economista y profesor del IESA.

Añadió que ya pasados los eventos electorales no se puede seguir posponiendo la toma de decisiones para corregir los desequilibrios. Asegura que todavía quedan medidas por tomar. “Lo lógico es prever que continuarán los ajustes a futuro. Esa política o paquete de ajustes será absolutamente impostergable”, dijo.

Para el economista Francisco Ibarra estos anuncios no significan un viraje en la política económica, pues se trata de medidas de ajuste necesario y no de rectificación. Prevé que los controles de cambio y de precios van a continuar, y se agudizarán las restricciones en la adquisición de divisas para el sector privado, tal como ha ocurrido durante todo 2013.

“Vienen reformas profundas”, advirtió el experto. No descarta que se efectúe una reforma fiscal (que podría incluir un aumento del Impuesto al Valor Agregado) y un recorte del gasto real, aunque será poco significativo. Sin embargo, se trata de debates que se debieron dar hace mucho tiempo y que el más difícil de explicar es el de la devaluación. Considera que el gobierno está preparando el terreno para un ajuste del tipo de cambio oficial de más de 100%. Señaló que el aumento del precio de la gasolina podría “darle algún tipo de oxígeno” a Pdvsa, debido a que las exportaciones petroleras están estancadas.

Aumento de la gasolina es parte de un paquetazo:

En nombre de la Movida Parlamentaria, los diputados María Corina Machado, José Gregorio Contreras y Luis Barragán aseguraron que no se justifica el aumento en los precios de la gasolina mientras se mantenga el subsidio de petróleo a Cuba.

“El gobierno prepara un conjunto de medidas que van a azotar el bolsillo de todos los venezolanos. Un paquetazo. El aumento de la gasolina, el de las tarifas del servicio eléctrico y una profunda devaluación. Todo esto va a generar una escasez desbordada y una hiperinflación”, alertó la diputada Machado.

El precio de la gasolina tiene 16 años congelado.

Lo inmoral. Los parlamentarios afirmaron que el gobierno de Nicolás Maduro da a Cuba 115.000 barriles de petróleo diarios. Aseguran que esa cantidad supera con creces el consumo de la isla y que el resto lo utilizan para revenderlo a otras naciones.

“Esto es un acto de inmoralidad. El gobierno se quedó sin dinero por estar subsidiando a Cuba y quiere recuperarlo sacándoselo de los bolsillos a los venezolanos”, dijo Machado. Agregó: “No es posible que nosotros tengamos que pagar para que los cubanos sigan haciendo negocio”.

No niegan que se deban ajustar los precios del combustible, sin embargo hacen énfasis en que el gobierno miente cuando dice que el aumento de los precios estabilizaría la economía. “La única manera de impedir esto es que se haga un corte en la relación con Cuba”, apuntó Contreras.

“No estamos en contra de la medida, pero sí de la mentira. No se tendría que subir el precio de la gasolina si se suspende la regaladera a Cuba”, expresó el diputado.

Para José Guerra, coordinador de economía de la Mesa de la Unidad Democrática, el aumento del combustible responde al déficit financiero que genera Pdvsa porque no puede seguir vendiendo divisas a la tasa de cambio actual.

“Ha sido ese déficit financiero el que explica el elevado endeudamiento de la empresa con el BCV, que al 22 de noviembre de 2013 alcanzó a la suma de 65.272 millones de dólares”.

Guerra señaló que con una macrodevaluación del bolívar y con el alza del precio de la gasolina los precios de los bienes aumentarán, la inflación se acelerará y con ello caerá el salario real de los venezolanos.

Advertisements