SE ZAMPARON LOS DOLARES DE CHINA SOLAMENTE EN EL VIAJE

Image

Los 120 acompañantes (amigos y amigas de la pareja presidencial, 12 agentes de seguridad cubanos, 6 médicos de la misma nacionalidad, un técnico en explosivos, un experto en seguridad alimentaria, un epidemiólogo, el hijo del presidente y su aparato de seguridad, un estilista y peluquero de la “primera dama”, su esposa, que ahora se llama “primera combatiente”, así como un número no precisado de personal de “seguridad médica”), extraño en el viaje de un presidente al que, hasta ahora, no se le conoce ninguna enfermedad preocupante.

Toda una caravana, por tanto, más que una delegación, y enfilada, no a surcar los desiertos sino los cielos, alojada en esos hoteles 5 estrellas volantes que son los aviones presidenciales del momento, y donde, desde bares y restaurantes, hasta gimnasios y salas de “ping pong”, hacen las delicias de viajeros tan distinguidos, como afortunados.

Nada baratos, por cierto, porque este donde viajaba Maduro y su comitiva (que no era el Air Bus presidencial oficial que sufre de averías), era alquilado a la línea “Cubana de Aviación” que, a “precios solidarios”, le facturaba a la nación venezolana, a los venezolanos, 250.000 dólares diarios.

Los que si se ajustaban al mercado, eran los precios de los hoteles, que, en el caso de los dos pisos que se habían reservado en el “Hyatt Grand Central” de Nueva York, hubieran debitado al Tesoro Nacional un total de 800.000 dólares para toda la comitiva. Lo que nunca fue utilizado.

Toda una exquisitez, en fin, impensable en los gustos de este presidente venezolano de un origen tan humilde que hasta es desconocido, y al cual, hace unos pocos años, jamás se le hubieran atribuido otras debilidades que no fueran una “reina pepiada” en “Doña Caraotica”, o las empanadas de casón en el mercado “Conejeros” de Porlamar.

En definitiva, que todo un enigma antropológico que, si pudo destacarse por algo, fue por su capacidad de decir “SI” a todo cuanto sus jefes o superiores le pidieran que hiciera, o dijera.

Advertisements