Enemigos del fraude Comunista en Venezuela

DESPIERTA CHAVISTA GAFO, EL PAÍS ES INSOSTENIBLE, NO HAY MENTIRA QUE LO SOSTENGA, LA VAINA ESTA MAL Y VA A PEOR, ASUME QUE FUE UNA EQUIVOCACIÓN, CORREGIR ES DE SABIOS, ESTE SISTEMA FRACASADO NO SIRVE NI SERVIRÁ, ACEPTA QUE SON UNA CUERDA DE LADRONES SIN REMEDIOS, NO SIGAS VIVIENDO LA EXCUSA DE LA 4TA REPÚBLICA, OLVIDA LAS IDEOLOGÍAS QUE NO LLEGAN A NADA, DESPIERTA Y ABRE LOS OJOS…
 
AQUÍ NO HAY PATRIA NADA, CON PATRIA NO SE VIVE, PREGÚNTALE A LOS CUBANOS DE A PIE, ABRE LOS OJOS Y VE LA REALIDAD, ESTE PAÍS LO QUE NECESITA ES UN PUEBLO QUE ASUMA SU TRABAJO Y QUE IMPONGA LO QUE DE VERDAD QUIERE.
 
SI EL PUEBLO QUIERE PROGRESO, EVOLUCIÓN, BUENA VIDA, PODER ADQUISITIVO, PUES BUSQUEMOS-LE LA SOLUCIÓN, NO SE SE NECESITA UN HOMBRE PARA ESO, SE NECESITA ES A UN PUEBLO…
 
LO REALMENTE NECESARIO ES UNA BUENA EDUCACIÓN REAL Y NO UN ADOCTRINAMIENTO MEDIOCRE, UN BUEN SERVICIO DE SALUD Y UNA ESTABILIDAD REAL, NO MIGAJAS Y MISERIAS, NO SUBSIDIOS Y LIMOSNAS, NO ESCASEZ Y MARGINALIDAD, NO MAS INSEGURIDAD, NO MAS ROBOS Y SECUESTROS, NO MAS HOMICIDIOS, NO MAS MUERTES, QUEREMOS EVOLUCIÓN INTEGRAL, COMBATE EL FANATISMO, LA FLOJERA, LA IGNORANCIA, ABRE TU MENTE Y RECLAMA LO QUE DE VERDAD TE CORRESPONDE, Y LO QUE TE CORRESPONDE ES UNA BUENA VIDA…
 

DESPIERTA ESTÚPIDO.

Advertisements

¿QUE PAIS AGUANTA ESO?

Imagen

Como en el Titanic, Maduro quiere una Habilitante para sentirse el dueño del mundo mientras el barco se hunde.

Ha contado con los poderes absolutos del Estado a su disposición y no ha sido capaz de detener una inflación anunciada para el mes de diciembre de 50% que terminó tomándonos por asalto ahora en octubre, mientras su aumento de sueldo pírrico es motivo de burla para un pueblo acostumbrado a reírse de la ironía de sus desgracias.

Si desde su alta investidura con todos los poderes del Estado en clara sumisión de sus designios, no ha podido combatir la corrupción, el desabastecimiento, la inseguridad, el caos, la falta de mantenimiento en nuestras principales industrias como Pdvsa o Sidor, el colapso eléctrico que tiene condenado a todo un país a las tinieblas; sería muy ingenuo llegar a pensar que el poderoso hombre sin origen establecido tenga pensado usar una Habilitante para usarla en aquello en lo que no ha tenido aún la más mínima voluntad política a menos que le sirva para atornillarse en la silla, cosa que hasta ahora le ha resultado fallida.

Por el contrario, Maduro, que ha resultado ser más adicto al abuso del poder y a la persecución que su antecesor el presidente Chávez, ha decidido declarar la guerra como comandante en jefe pleno y con disposición de su propia fuerza armada, contra aquellos fantasmas de la realidad que más lo acompañan a su lado porque los tiene del lado dentro, es decir, la burguesía parasitaria, la oposición a su mandato, la conspiración constante y el golpismo amenazante.

“No hay país del mundo que aguante una campaña incesante de los medios para desabastecer al país”, dice Maduro para declarar el nuevo bombardeo contra la prensa independiente que da cuenta y retrata el desparpajo de las colas en las estaciones de servicio, porque la Pdvsa de Ramírez, su nuevo viceministro de economía, no despacha a tiempo en los lugares más apartados de su reinado de poder y menos en la frontera donde algunas estaciones ya se han dado el tupé de cerrar porque no hay combustible.

“¿Quién aguanta esto? Deben ir presos los periodistas y dueños de estos medios porque con esos titulares buscan crear zozobra en el país”, dice un Maduro peleado con el pálpito de la calle.

No son los medios, es la realidad de un país inflamable, ahora retratado no sólo en la primera de los diarios impresos, sino en las redes sociales, páginas webs, y en el boca a boca de la gente en las colas, que si ha aguantado todo esto en un extraño silencio que ya aturde.

Hacemos referencia a los sobrevivientes de una guerra económica declarada hace tiempo por la ineptitud de quienes destruyeron el aparato productivo de la nación, a la vista de todos desde un programa de televisión con el “showman” de la patria, e inventaron un control de cambio para apoderarse de las riquezas de los venezolanos en los últimos 10 años.

No hay duda, Maduro es ahora el rey del cadivismo que gasta a manos llenas los cupos de miles de venezolanos acusados por la gran corte de tener acaparado un dólar o de pretender utilizar alguna de las divisas que ya están destinadas para pagar los lujos de las familias imperiales del jet set “castrochavistaahoramadurista”, esa que  viaja en aviones cargados de aduladores a Milán, París, Roma, Moscú, Pekín, y degusta manjares inimaginables y se pasean por las más costosas tiendas, mientras los venezolanos pagamos condena y prohibición de salida del país y de superación personal, como víctimas de la guerra económica declarada por los enchufados del poschavismo.

Claro está que ya en la cima del poder y sin los regaños de su antiguo jefe, se le ha hecho insoportable la verdad de lo que sucede y está dispuesto a llevarse por delante y callar esas voces agoreras que reflejan su mediocre mandato, sin importar lo que el venezolano sufra.

Que salió derrotado el 14-A, que la partida mostrada por Lucena es falsa, que está llevando al país por un despeñadero, que no permitirá las elecciones del 8-D porque como plebiscito las tiene perdidas, son ruidos retumbantes que aspira hacer callar con la habilitante, la carta de máximo poder que le permitirá confrontar y perseguir sin pruebas ni argumentos a todo aquel que exija una verdad, o que la muestre.

Sin embargo, la verdad es una desgracia muy necia que siempre sale a flote.

@damasojimenez


VARIACIONES ANUALIZADAS

Imagen

Y, DICEN…

Imagen

NO PUEDE SER…


A, DONDE IR?

Imagen
La Venezuela que abrió los brazos, fábricas, universidades y empleos a todos aquellos seres humanos que en su momento tuvieron que huir de dictaduras y persecuciones, republicanos de España, políticos y catedráticos de Chile, Argentina, Uruguay, rebeldes, escritores, cantantes y actores de Cuba, Nicaragua, El Salvador,

 

Errantes judíos apátridas de la persecución nazi, cristianos armenios, de los jóvenes turcos, fugados de la Isla del Diablo de la Guayana francesa como lo fuere Papillón, sin preguntar de donde venían o lo que hacían, porque se les invitaba a quedarse, a trabajar en esta tierra, a fundar familias tropicales, a dejar su esencia, conocimientos y culturas en nuestros llanos, costas y montañas; en ese país donde ahora debe huir su juventud acrisolada de genes sembrados de viejos y nuevos mundos, a veces sin saber a dónde ir ni porque deben salir, se está produciendo un fenómeno apático, indiferente e insensible, que a veces nos cuesta explicar.

 

¿En esos seres inhumanos, impasibles, indiferentes se han convertido los venezolanos en tan solo 15 años de adoctrinamiento socialista-comunista? Quizá, o tal vez el paulatino ejercicio de la represión, la abierta aplicación del terrorismo judicial, el ajusticiamiento selectivo, el callejero en manos del hampa, la atemorizante presencia de círculos armados hoy pasados formalmente a engrosar la filas de la Milicia popular, el apresurado y conveniente enriquecimiento de propios y extraños, al lado de un desenfrenado, planificado e inducido consumismo, le hayan hecho perder la relación causa y efecto a esa gran masa de venezolanos, alguna vez con aspiración de convertirse en pueblo capaz de razonar, comparar y rebelarse, por relacionar.

 

Largas y continuas son las colas de seres humanos que madrugan antes de salir el sol, para estar a tiempo de comprar el paquete de harina de maíz, café, leche, arroz, pastas, papel higiénico, toallas sanitarias, pañales desechables, aceite vegetal, carne o pollo que en ese momento el abasto o supermercado tiene en existencia, y permite a cada cliente adquirir una o dos unidades.

 

Las encuestas señalan que los venezolanos claman por seguridad, prestación adecuada de salud, medicinas, vías de comunicación, transporte, electricidad, pasta de dientes, papel de oficina, cemento, cabillas, pinturas para casas, industrias, para los lienzos del artista y, aún así en una inexplicable ausencia de capacidad de relacionar causa y efecto, siguen una y otra vez votando por los mismos rojos socialistas-comunistas.

 

Como si el régimen fuera igualmente fruto y víctimas de circunstancias inexplicables y no el origen de la angustia, de las muertes causadas, del enfermo sin medicina, de los alimentos abandonados en los puertos, de la corrupción generalizada, tribunales serviles, policías asaltantes y la represión indiscriminada; acompañado de la ausencia de ecuanimidad de información por el control ejercido sobre los medios de comunicación, a los propietarios o a los propios periodistas, ya sea por adquisición forzosa, confiscación, multas o creación; por la autocensura de sobrevivencia o el cierre por ausencia obligada de insumos, papel, tinta o repuestos, que solo el estado provee.

Que este desgarrador ejemplo de nuestra patria sirva de luz a los hombres de Latinoamérica que, por conveniencia monetaria entregan el futuro de su país y el de sus hijos a la ilusión de la riqueza oportuna proveniente de ALBA Petróleo, UNASUR, la revolución bolivariana o la promesa de una Nueva Mayoría a la chilena, porque no alcanzarán los países donde refugiarse cuando la guerrilla marxista bajada de la montaña mimetizada ahora en inversionistas de alto vuelo, vistiendo trajes Giorgio Armani, Arcadio Díaz, relojes Cartier, corbatas Gucci, zapatos Rossi o Clark, monos Adidas, firmando sus cheques con estilográficas Montblac punta de oro, carcoma las instituciones y la moral de la república, para imponernos un modelo totalitario socialista-comunista, disfrazado de democracia solo porque votamos en elecciones fraudulentas.


Llegó el hambre, caballero

Imagen
 
Todos sabemos  que la cosa está mal en Venezuela  y que los malos augurios por tanta ineficiencia, despilfarro, malas decisiones políticas y corrupción causaron estos lodos  tantas veces advertidos y anunciados: Estamos en crisis.

 

La pregunta que nos hacemos todos ahora es cómo salir de este atolladero. Todos menos Maduro, que es el único en insistir con la charada de que la inflación, el deterioro de nuestra economía, la escasez de productos, las colas interminables en los supermercados  y la cantidad de muertes violentas  en las calles son consecuencias de los malévolos  planes de 2 o 3 agentes secretos del imperio que pretenden volar el país para atraparlo a él y cambiar el destino del planeta.

Algún experto lo describiría como exceso de televisión norteamericana en la ideologizada mente de una ficha castrocomunista. ¡Qué ironía! Lo cierto es que nadie sabe si Maduro está atrapado en la álgida situación venezolana o los venezolanos quedamos  atrapados en el nefasto gobierno de Maduro. ¿Cuánto cuesta un kilo de arroz en el abasto del frente, si es que hay? ¿Cuánto subió de un día para otro una batería para un carro pequeño? ¿Cuánto debe trabajar un taxista para reponer un caucho malo? ¿Cuántas horas dura con vida un escuálido sueldo?

 

El efecto de la inflación en los precios de los productos dejó botado años luz el ingreso real de los venezolanos. Un gobierno que se hizo llamar bolivariano ya con 15 años en el poder, humilló como nunca antes nuestra moneda, eximiéndola de todo valor, limitándola solo para uso de trueque o moneda de cambio en una ficticia economía interna y de burbuja. Sin escatimar que ya le quitamos 3 ceros a nuestra moneda, 100 bolívares de ahora son 5 pesos colombianos, el valor de una pipa o caramelo. El valor de nada.

 

Tampoco es que dentro del país ese bolívar pueda hacer mucho. La inflación podría situarse en diciembre entre 47 y 50 % y ese será nuestro regalo de Navidad para el 2013. La canasta alimentaria según el Instituto Nacional de Estadística está ubicado en este nanosegundo en 2.915,29, cifra mucho mayor al salario básico del común o el sueldo de la extensa mayoría de venezolanos no “enchufados”, como la elitesca lista de boliburgueses que si le sacaron real del bueno al tesoro nacional.

 

Nuestra economía ha sido defenestrada, depreciada, asesinada, le pegaron 2 tiros en la frente y ahora nadie quiere hacerse responsable del crimen. Los sueldos siguen descendiendo meteóricamente, así que ni Maduro ni Giordani ni Merentes pueden seguir mintiendo sobre la realidad económica que tanto intentan ignorar.

 

Incluso el sector más leal a la revolución del presidente Chávez, aun cuando continúa creyendo en el discurso del sabotaje y el acaparamiento de alimentos que repite Maduro tratando de emular al líder ausente, sabe que la realidad los golpea fuertemente y de alguna forma comienzan a evaluar una gestión que luce poco coherente y carente de soluciones en lo inmediato.

 

Incluso, muy a pesar que según las encuestas la inseguridad es catalogada como el principal problema que atormenta a los venezolanos, la gente sale a la calle a batirse con esa ruleta rusa en busca de nuestra necesidad más primitiva que es buscar qué comer, resolver, llevar dinero o comida para la casa como sea.

Y aunque usted no lo crea, la cosa puede ponerse peor.

 

Para muestra un botón: las imágenes en la psiquis colectiva de un camión de transporte de carne que termina atascado en plena vía pública y posteriormente saqueado por un vandalismo salvaje, insaciable y sin ley, traduce de forma pesimista nuestro futuro inmediato tantas veces negado por la lógica de un país petrolero.

Y de ahí salio el titulo de esta historia que salio de una realidad. Llegó el hambre, caballero.


Petición dirigida a: Diosdado Cabello Rondón

Image

Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela: La abolición del uso de bolsas y botellas de plástico.

Las bolsas y botellas de plástico constituyen el principal contaminante paisajístico.
Un día, un visitante extranjero me preguntó ¿Cual es la flor nacional de Venezuela? Le respondí que era la Orquídea, entonces me dijo con sarcasmo: “No, es la bolsa de plástico, la ves por doquier en los arbustos”.
Los comercios, supermercados, sitios de comida rápida hacen un uso abusivo de estos envases.

El agua y bebidas envasadas producen millones de estas botellas que van a parar al medio ambiente.
Propongo como solución, que se utilicen bolsas de papel reciclable y botellas de vidrio retornables.

Por amor al planeta, apoyen esta solicitud que mi hija de 14 años me pidió que interpusiera.

Para:
Diosdado Cabello Rondón, Presidente de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela
La abolición del uso de bolsas y botellas de plástico.
Nuestro país siempre ha estado a la vanguardia en decisiones que protegen al medio ambiente, la prohibición de la pesca de arrastre, las leyes de protección hacia los animales, etc.
¡Ya basta! el uso indiscriminado de bolsas y botellas de plástico esta haciendo un daño a nuestro ambiente de proporciones incalculables en magnitud y en el tiempo.
Tomemos de una vez por todas las medidas necesarias para erradicar definitivamente el uso de esos envases plásticos y así demos un ejemplo al mundo de como se cuida y se quiere de verdad a nuestro medio ambiente y a sus pobladores.
 
¡Seguid el ejemplo que Caracas dio!

En Cuba hay Cubanismo

Image

Aquí en Venezuela ocurre algo similar.

Los comunistas, en su versión del siglo XXI, declararon la guerra económica hace casi tres lustros.

El ataque ha sido por aire, mar y tierra: han arremetido contra la propiedad privada industrial y agrícola mediante confiscaciones y expropiaciones; sometieron a las instituciones económicas del Estado, especialmente a una básica: el BCV; desarrollaron una legislación opresiva que desestimula la inversión privada  y concentra el poder en manos del Estado, una de las últimas monstruosidades fue la aplicación de la Ley del Trabajo redoblaron los controles (de precio, de cambio, de distribución de alimentos, fortalecieron el carácter punitivo de organismos oficiales, entre ellos el SENIAT y el Indepabis; acabaron con la meritocracia de los bancos y empresas públicas, -las tradicionales y las recientemente nacionalizadas- poniéndolas en manos de comisarios políticos del PSUV y del gobierno, quienes las han destruido y saqueado (lo que queda de PDVSA es un despojo y las empresas de Guayana fueron arruinadas). No existe arma letal de las utilizadas por los antiguos comunistas del siglo XX a la que sus pares venezolanos no hayan recurrido.

La ofensiva comunista, liderada contra la economía nacional dinamitó el aparato productivo, contrajo la capacidad de producir bienes y servicios internamente, hizo al país más dependiente de las exportaciones petroleras y más vulnerable de los vaivenes del crudo en los mercados internacionales.

Si Maduro no sale de Giordani,  lo arrastrará a él y al país al abismo.

En Venezuela hay Venelanismo.